Qué ver en O Barco

 

O Barco cuenta con varios lugares naturales y de patrimonio histórico para visitar y admirar.  E aquí algunos ejemplos.

 

A Pincheira de Fervenza

Numerosas son las rutas de senderismo que permiten gozar de estos hermosos parajes de castaños centenarios, como la de A Pincheira, que discurre por un camino que parte del pueblo de Fervenza, con diferentes miradores que ofrecen desde una vista general del valle, pasando por diferentes puntos del río, hasta una cascada natural (pincheira).

 

 

 

 

 

 

 

Iglesia románica San Miguel de Xagoaza

Entre las edificaciones destacadas en la villa se encuentra la iglesia de San Miguel de Xagoaza, de origen románico (siglo XII). La Cruz de Malta en la fachada recuerda que el lugar perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén. El ábside semicircular nos habla de su origen románico en el que destacan las variadas figuras –canecillos- que adornan la cornisa. La iglesia se encuentra al lado del río Mariñán; a unos 500 metros aguas arriba puede verse un puente, muy atractivo por sus dimensiones. Situado al lado de los restos de un antiguo molino, es de un solo arco, pero con pilares muy elevados sobre el cauce del río.

 

 

 

O Castro : Pazo de los Flórez y Torre

O Castro es una localidad situada a menos de cinco minutos del centro urbano y que durante siglos  fue capital administrativa de la zona. En esta población podemos  disfrutar de buenas vistas del valle y admirar varias construcciones singulares: Pazo de los Flórez o del Castro (hoy alojamiento de turismo rural) y el antiguo torreón del castillo. Una de las citas singulares de esta villa es la fiesta del Camiño das covas (bodegas subterráneas), que se celebra habitualmente el último sábado del mes de junio.

En este lugar se encuentra también  el Pazo de los Flórez construido en 1630, tiene una fachada muy llamativa, con seis arcos realizados en la característica piedra roja y siete balcones de hierro en esta fachada. El edificio es ahora un hotel-monumento.

 

 

Torre de O Castro

Uno de los elementos más destacados de la villa de O Castro es la Torre y Fortaleza de O Castro, que ya contaba con la protección genérica de castillos españoles desde el año 1949 y que fue declarada Bien de Interés Cultural (B.I.C.) el 17/11/1994 con la categoría de Monumento, año en que fue donada al  Concello de O Barco de Valdeorras.

Se trata de una construcción medieval del siglo XIV que sufrió destrucciones y reconstrucciones parciales, pasando a finales del siglo XV a propiedad de los Condes de Rivadavia; sufriendo nuevas reformas en el siglo XVIII para su uso como cárcel. Tras la supresión de los señoríos en el siglo  XIX, quedó desatendida, llegando a un estado de abandono y ruina. En el 2013 fue restaurada y en la actualidad se puede visitar y cuenta con unas excelentes vistas del valle.

 

 

 

 

Casa Grande de Viloira

Viloira es una población situada a pocos metros del centro urbano de O Barco, en la margen izquierda del Sil. En ella se encuentra la Casa Grande, una gran edificación señorial rodeada de un amplio jardín construida en 1637. Sigue un esquema de construcción rectangular, con dos patios interiores. El patio más grande está rodeado por una galería cerrada y en el centro cuenta con una curiosa fuente de piedra caliza de color rojizo. El otro patio es más pequeño y contiene una capilla.  Las partes más nobles (esquinas, dinteles, jambas, cornisas y columnas) están hechas a base de la típica piedra de color rojo de origen volcánico. Hoy es un edificio administrativo de la Xunta pero se permite la visita a su interior en la planta baja para admirar sus patios y estructura interna. El jardín exterior es público y está conectado al casco urbano a través de una pasarela peatonal.

 

 

 

 

 

 

 

Casco vello de O Barco

Un paseo por el casco antiguo de O Barco es imprescindible para quien quiera conocer los orígenes de esta villa. La plaza Mayor se abre al río Sil, y al conocido como Porto da Barca, lugar en el que se ubicaba una antigua barcaza para cruzar al otro lado y así comunicar, Viloira y O Castro,  las dos poblaciones existentes antes de que O Barco se convirtiera en lugar de referencia.  Tanto en esta plaza como en las calles colindantes puede apreciarse una variedad de edificaciones entre las que destacan las grandes casas señoriales con escudos en sus fachadas. La iglesia de San Mauro, patrón de O Barco, se encuentra también en este barrio. El templo original se construyó a finales del siglo XVI y sufrió reconstrucciones con el paso de los siglos. El casco antiguo se encuentra conectado con Viloira a través del puente de San Fernando y desde hace unos años con una pasarela peatonal desde la que observar el Sil y las típicas casas colgadas sobre el río.

 

 

Ponte de Éntoma y río Galir

En el municipio de O Barco se encuentran varios puentes de origen romano. El más relevante, y quizá el que mejor puede verse se encuentra en la localidad de Éntoma. Situado sobre el río Galir, está realizado en lajas de pizarra, es de un solo arco y se asienta sobre la piedra viva del fondo del río. La rehabilitación ha permitido recuperar la parte superior de esta construcción y poder caminar sobre ella para admirar el entorno.

 

 

 

 

 

Paseo fluvial O Malecón

El paseo fluvial del Malecón, con 2 kilómetros de longitud, discurre a orillas del Sil y actúa como principal zona de esparcimiento para la localidad.  A las vistas del rio Sil durante el paseo se une una amplia y variada zona de esparcimiento con playa fluvial, pistas de baloncesto, piscinas, parques infantiles, numerosas terrazas con vistas al río y jardín botánico. Una pasarela peatonal permite cruzar al otro lado del cauce fluvial y disfrutar del parque del Salgueiral.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para disfrutar de estos y otros parajes y lugares con historia de este concello y alrededores pueden descargar la guía turística presente en el apartado de turismo de la web del Concello do Barco o en el siguiente enlace:

http://www.concellodobarco.org/fileadmin/obarco_user/turismo/concello_do_barco_guia_2011_castellano_fin.pdf